Imam Mohammad Al-Baqer (A.S.)

Vie, 05/05/2017 - 07:48

La fuente de la sabiduría de Imam Al-Baqir (P), al igual que la de los demás Imames, fue la Revelación Divina. Ellos no contaron con un maestro que les instruyera, ni estudiaron en la escuela de los hombres.

Uno de los discípulos del Imam Al-Baqir (P), llamado Yabir Ibn ‘Abdullah, repetidas veces le dijo: “¡Oh, Baqir ul ‘Ulum! soy testigo de que desde que eras pequeño, disfrutaste de la sabiduría de Dios”.

Su nacimiento, infancia y juventud
Muhammad Ibn ‘Ali (P) fue el quinto Imam, quien ocupó esta jerarquía tras la muerte de su padre ‘Ali Ibn Husain (P). El título de “Al-Baqir” se lo dio el mismo Profeta (PBd), y significa “analizador”, y Baqir Al-’Ulum significa “sabio analizador de la ciencia”.
Imam Al-Baqir (P), tanto por parte de padre como de madre, tenía consanguinidad con el Mensajero de Dios (PBd) su hija Fatimah Zahra’ y ‘Ali Ibn Abi Talib (P), ya que su padre fue el Imam Zain ul ‘Abidin (P), hijo de Imam Husain (P) y su madre Shahr Banu, hija de Imam Hasan Muytaba (P).
Todos conocían la preeminencia de este Imam y, tanto los hashimitas, alauitas así como los fatimitas lo consideraban su único heredero, lo reconocían por su valentía y superioridad y lo llamaban hashimi, alaui y fatimi.
Nació en Medina y murió a la edad de los cincuenta y siete años, envenenado por instigación del califa Omeya Hisham. Su Imamato permaneció durante diecinueve años.
El Imam Al-Baqir (P) presenció el martirio del Imam Husain (P) en Karbala, mientras contaba sólo con 4 años de edad. Vivió junto a su padre hasta su martirio, en el año 95, asumiendo luego el Imamato por orden de Dios, del Profeta (PBd) y los Imames anteriores. Su madre se llamaba Shahr Banu, y era hija del Imam Hasan Ibn ‘Ali (P).
La sabiduría del Imam Al-Baqir (P)
La fuente de la sabiduría de Imam Al-Baqir (P), al igual que la de los demás Imames, fue la Revelación Divina. Ellos no contaron con un maestro que les instruyera, ni estudiaron en la escuela de los hombres.
Uno de los discípulos del Imam Al-Baqir (P), llamado Yabir Ibn ‘Abdullah, repetidas veces le dijo: “¡Oh, Baqir ul ‘Ulum! soy testigo de que desde que eras pequeño, disfrutaste de la sabiduría de Dios”.
‘Abdullah Ibn ‘Ata’ Maki solía decir: “Nunca vi a los sabios tan insignificantes y mezquinos como cuando se encontraban junto al Imam Al-Baqir (P). Hakam Ibn Utaibah, gran erudito reconocido por la gente de esa época, junto al Imam Al-Baqir (P) era como un alumno frente a su maestro”.
En una de las narraciones acerca de Imam Muhammad Al-Baqir (P) se cuenta que en una ocasión un hombre preguntó a ‘Abdullah ‘Umar acerca de una cuestión y éste no pudo contestarle. Señalando al Imam, que en ese momento se encontraba presente en la reunión y era aún de corta edad, le dijo: “Pregúntale a aquél niño y después cuéntame de su respuesta”. El hombre, se dirigió hacia donde se encontraba el Imam y después de consultar su duda y recibir una respuesta lógica y complaciente, regresó hacia ‘Abdullah ‘Umar y lo puso al tanto de la respuesta. Entonces ‘Abdullah dijo: “Ellos son de la familia que Dios, Glorificado sea; les ha otorgado la sabiduría”.
Además de destacarse por su conocimiento, ha sobresalido por su nobleza, generosidad, carácter moderado y virtuoso, y por ayudar a los pobres y necesitados, tal como lo hicieron sus antecesores.
El martirio del Imam Al-Baqir (P)
Finalmente a pesar de mantenerse al margen de los levantamientos de la época, el califa Omeya Hisham lo mandó a envenenar consiguiendo así su muerte, como ocurrió con todos los demás Imames. Falleció el día 7 del Dhul Hiyyah del año 114 de la Hégira, y fue enterrado en Al Baqui en Medina.
Tuvo siete hijos, cinco varones y dos mujeres. La madre de su hijo mayor, Ya’far Ibn Muhammad As-Sadiq (P), quien sería el sexto Imam, fue Umm Farwa, la hija del Qasim, quien era hijo de Muhammad Ibn Abu Bakr y de una de las dos princesas persas que fueron enviadas a Medina tras la conquista del Imperio persa durante el califato de Omar Ibn al Jattab, las cuales el Imam ‘Ali (P) liberó, casando a una de ellas con su hijo Husain (P), y a la otra con Muhammad Ibn Abu Bakr. Es decir que el Imam Ya’far (P) conjugaría en su árbol genealógico al Profeta y a los “cuatro compañeros del manto”: ‘Ali, Fátimah, al Hasan y al Husain (P), pues la madre del Imam Al-Baqir (P) era hija del Imam Hasan (P).
Relatos sobre sus características
1) Cuando Yabir Ibn Yazid Al Ju’fi informaba algo de Muhammad Ibn ‘Ali (P), solía expresar: “El albacea de los albaceas del Mensajero (PBd) y el heredero del conocimiento de los Profetas me dijo…”.
2) Un cristiano se acercó al Imam Muhammad Al-Baqir (P) y le dijo: “Tú eres una vaca”. El Imam sin impacientarse ni molestarse, le respondió simplemente: “No, no soy una vaca. Soy Al-Baqir”. El cristiano prosiguió: “Eres hijo de una cocinera”. El Imam le respondió: “Ese era su trabajo, y no es algo como para avergonzarse”. El cristiano continuó: “Tu madre era negra, tosca y mal hablada”. Al-Baqir (P) le dijo: “Si lo que dices de mi madre es verdad, Dios la bendecirá y perdonará. Si lo que dices es mentira, que Dios perdone tus calumnias”.
Al ver tanta paciencia en aquel hombre que estaba dispuesto a soportar tanto de un no musulmán, el cristiano se sintió atraído por esta nueva religión.
4) Dijo el Imam Al-Baqir (P): “Debes saber que nadie posee una verdad ni una realidad sin que la haya tomado de nosotros, la Gente de la Casa (P)…”.
Consejos y sabias palabras del Imam Al-Baqir (P)
 “El erudito es quien se desapega de este mundo anhelando el más allá, aferrándose a la Tradición del Profeta”.
“No existe religión para quien acata a quien desobedece a Dios, ni para quien inventa una mentira acerca de Dios ni para quien niega alguno de los signos de Dios”.
“Sólo pertenece a nuestra Shi’ah, quien obedece a Dios. No es de nuestra Shi’ah quien no teme al fuego infernal”.
“Cada creyente es hermano de cualquier otro creyente. Ellos son como un mismo cuerpo, si uno de ellos sufre algo, todos los demás se sienten incómodos…”.
“La mejor de las devociones es la súplica”.
“Cuando Dios creó el Intelecto, le dijo: ‘¡Acércate’!, y se acercó; luego le ordenó: ‘¡Retrocede!’ y se apartó. Entonces Dios exclamó: ‘¡Por Mi Poder y Majestuosidad! No He creado nada más perfecto que tú. A través tuyo He de ordenar y He de vedar; y por ti He de retribuir y castigar’”.
 “La más apreciable de las acciones ante Dios, Poderoso y Majestuoso, es aquella que el siervo continúa realizando (se mantiene persistente en ella), aunque fuese exigua”.
“La gente nos causa grandes problemas (a los miembros de la Casa del Profeta -BP-). Nosotros los llamamos, pero no nos responden. Si los abandonáramos, no serían guiados por ningún otro”.
 “No se acepta un acto sin conocimiento. Y no se obtiene el conocimiento sin la práctica”.
“No existe desgracia peor a la indiferencia ante el pecado y la conformidad por el estado en que te encuentras”.
“Evita la postergación, pues ella es como un mar en el cual muchos se ahogan”.
“Quien se encomienda a Dios, no será vencido. Quien se refugia en Dios, no fracasará”.
 “Nosotros somos los tesoreros de la Ciencia de Dios y los traductores de la Revelación Divina”.
“Ser explícito al hablar es el pilar de la ciencia”.
“…No hay bien alguno dentro de la ciencia en la cual no hay entendimiento, ni dentro de la lectura que no contenga meditación, ni en una devoción carente de instrucción (o enseñanza)”.[1]
[1] . http://arresala.org.br/es/

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
13 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 11