Historias de los arrepentidos(parte 2)

Jue, 03/01/2018 - 06:45
Historias de los arrepentidos(parte 2)

Dios, en Su sabiduría infinita, ha facilitado la búsqueda del perdón. Si no fuéramos capaces de buscar y recibir el perdón de Dios, seríamos sin duda gente miserable, desesperada y nos odiaríamos a nosotros mismos. Es por esto que no hay transgresiones demasiado grandes ni pecados demasiado pequeños que Dios no perdone. Todos los pecados son perdonables y la puerta del perdón está abierta hasta que casi nos llegue el Día del Juicio.
El arrepentimiento de un joven judío
El Imam al Bâqir (P) narró: “había un joven judío que solía acercarse al Profeta de Dios (BP) hasta que el Profeta se familiarizó con el muchacho. El Profeta (BP) le encargaba que le trajera algo de alguna parte o incluso enviaba libros con él a su gente. El Profeta se extrañó pues no volvió a ver al muchacho durante algunos días, así que preguntó por él. Se le dijo que el judío estaba en los últimos días de su vida. Así que el Profeta (BP) fue con algunos de sus compañeros a visitarlo. El Profeta tenía un carisma tan hermoso que a cualquiera a quien se dirigiera, inmediatamente obtenía una respuesta. Así que el Profeta de Dios (BP) llamó al muchacho y este le respondió: “ay Abul Qasim, aquí estoy”. El Profeta le dijo: 'di: Atestiguo que no hay más dios que Dios y que Muhammad es Su Profeta' El joven miró a su padre pero no le dijo nada. El Profeta (BP) le pidió de nuevo al muchacho que repitiera esas palabras pero este miró otra vez a su padre pero este tampoco le dijo nada. Así que el Profeta le pidió por tercera vez que dijera su shahâda (testimonio de fe), el muchacho miró de nuevo a su padre y este por fin le dijo: “si quieres toma tu shahâda, si no quieres no lo hagas”. El muchacho al final se decidió y dijo: “Atestiguo que no hay más dios sino Dios y que tú eres Su profeta”. Tan pronto el joven dijo esas palabras, murió. El Profeta (BP) le pidió al padre del muchacho fallecido que lo dejara a solas con él. Luego les dijo a sus compañeros: “Báñenlo (háganle el Gusl), envuélvanlo y tráiganmelo para hacer oración por él”. Luego el Profeta (BP) dijo: “Alabado sea Dios que por medio mío salvó a alguien del infierno”.( Husain Ansâriyân)

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
1 + 12 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a es.btid.org
Online: 22