Las Virtudes Morales del Profeta del Islam y de la Gente de su Casa (4)

Lun, 04/30/2018 - 08:10

3- Evitar a los ignorantes
Evitar a los ignorantes era otra de las virtudes morales del Profeta (s.a.w.), habiéndolo instruido Dios en esta elevada virtud. Dijo el Altísimo: «Adopta el perdón, ordena lo bueno y evita a los ignorantes»(Sura al-A‘râf; 7: 199.), por lo cual les replicaba de la mejor manera, y no les hería en su sensibilidad, de modo que si insistían en sus posturas y no se sometían a la lógica, les evitaba y dejaba deambulando en las tinieblas de la ignorancia.
4- Su lealtad
La lealtad fue otra de sus virtudes morales. Es así que fue el más leal de las personas. Entre las señales de su lealtad está que recordaba siempre a su esposa, la Madre de los Creyentes Jadîÿah, quien no dejó de brindarle ninguna forma de benevolencia, desde que se mantuvo a su lado durante los días en que el advenedizo Islam atravesaba la adversidad, y ofreció toda su copiosa riqueza al servicio del Islam. El Profeta (s.a.w.) le agradeció toda esa magnanimidad, y solía recordarla siempre después de su fallecimiento, cada vez con más exaltación y engrandecimiento. Cuando faenaba una oveja elegía la mejor carne y la enviaba a las amigas de Jadîÿah, lo cual le resultó molesto a ‘Âishah, hasta que no pudo más y llegó a decirle: “¡Oh Mensajero de Dios! ¡Qué tanto recuerdas a una anciana con la comisura de los labios enrojecidos, siendo que Dios te la ha cambiado por algo mejor que ella!”. El Profeta le replicó con enojo diciéndole: “¡Dios no me la cambió por algo mejor! Ella creyó en mí cuando la gente descreyó; me dispensó su riqueza cuando la gente me mantuvo en privación; y me dio una progenie -esto es, la Señora
de las Mujeres del Universo, Fátima Az-Zahrâ’, con ella sea la paz- siendo que ninguna otra me dio tal cosa”. Una vez lo visitó Hâlah, la hermana de Jadîÿah, y cuando escuchó su voz se alegró y la recibió efusivamente mientras repetía: “¡Hâlah, la hermana de Jadîÿah!”. Eso en verdad conformaba el
culmen de la lealtad. Muestra de la grandeza de su lealtad es que enviaba presentes y atuendos a una de sus nodrizas. Algo similar a ello sucedió cuando le trajeron a los prisioneros de la Batalla de Hunain y vio a su hermana de leche entre los prisioneros del clan de Hawâzân. Cuando la vio la reconoció y la convocó. Cuando se presentó ante él le extendió su capa para que ella se sentara sobre la misma, y le dijo: “Si lo deseas puedes permanecer conmigo siendo tratada con afecto y honra, o bien, si lo deseas puedo proveerte para que vuelvas con tu gente”. Ella eligió volver, por lo cual la proveyó.(Nihâiat al-Irb, p.18, p.268) La lealtad formaba parte de su ser y de su esencia, y no conformaba un fenómeno restringido a sus seres queridos y amigos, sino que era leal ante los acuerdos pactados incluso con sus enemigos, llegando a actuar caritativamente con algunos de los mismos.

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
1 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 21