Manera de orar y suplicar (parte 2)

Jue, 11/21/2019 - 18:44

Si el hombre hubiese podido tener éxito beneficiándose del contenido elevado de estas súplicas no quedaría ningún rastro de la corrupción que pesa sobre la tierra. Las almas que hoy están cautivas y humilladas en las cárceles de los pecados volarían libremente hacia el cielo de la verdad Pero lamentablemente los deseos impiden y obstaculizan estoy el hombre no escucha ni responde al llamamiento de los restauradores y predicadores hacia la verdad, así como reza en el Sagrado Corán: «Por cierto que el alma instiga al mal a menos que mi Señor use de Su misericordia»
«La mayoría de los hombres a pesar de tu esfuerzo no creen» (Corán; José : 103)
Nosotros podemos realizar la súplica que deseemos, pues Dios oye absolutamente todas las voces y conoce absolutamente todas las necesidades humanas. Pero lo mejor es adoptar las oraciones y ruegos expuestos en el Sagrado Corán y en las tradiciones (hadices), pues ellas nos educan, nos enseñan, iluminan nuestro corazón y guían nuestros pensamientos por el sendero más adecuado, conduciéndonos hacia el conocimiento de Dios y de nosotros mismos. Las invocaciones coránicas y tradiciones nos muestran a Dios Altísimo con Su majestuosidad, Su poder, Su grandeza y Su perfección. Por ejemplo: «¡Oh Señor nuestro!. Ciertamente no has creado esto en vano, ¡Glorificado seas! ¡Presérvanos del castigo del fuego!» (Corán; La familia de lmran : 191) El Imam ‘Alí (P) en Du’a al Kumail dice: "¡Oh Dios!, Te pido por Tu misericordia que abarca todas las cosas, por Tu fortaleza con la cual subyugas a todas las cosas y ante la cual se humillan todas las cosas y todas ellas son insignificantes, por Tu omnipotencia con la cual superas todas las cosas, por Tu grandeza a la cual nada puede enfrentarse, por Tu majestuosidad que ha llenado todas las cosas, por Tu poderío que supera todas las cosas, por Tu rostro que subsistirá después de la aniquilación de todas las cosas, pro, Tus nombres que han colmado los pilares de todas las cosas, por Tu sabiduría que encierra todas las cosas y por la luz de Tu rostro con el cual iluminas todas las cosas". Por otro lado nos enseñan y educan respecto a nosotros mismos, nuestros defectos, limitaciones, vida mundanal y destino final. Por ejemplo: «¡Oh, Señor! ¡Perdónanos nuestros pecados y los excesos que hayamos cometido! ¡Afirma nuestros pasos y auxílianos contra la gente impía» (Corán; La familia de Irnran : 147) «¡Señor nuestro! ¡Concédenos en este mundo el bien y en el otro mundo el bien y presérvanos del castigo del fuego!» (Corán; La vaca : 201) En la súplica de Kumail se lee: "¡Glorificado seas Tú y Tuya es la alabanza!. He oprimido mi alma, me he arriesgado en mi ignorancia y dependo en absoluto de Tu eterno recuerdo hacia mí y de Tu generosa benevolencia hacia mí". La religión islámica es sumamente rica en ejemplos de oraciones y súplicas a Dios Altísimo.

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
5 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 6