MUHAMMAD en la biblia

Vie, 05/05/2017 - 07:50

Através de este capítulo y los que le seguirán me propongo demostrar que la doctrina del Islam respecto a la Divinidad y al último gran Mensajero de Dios es perfectamente cierta y conforme a las enseñanzas de la Biblia. Dedicaré el presente capítulo a discutir el primer punto y en los siguientes intentaré mostrar que Muhammad  es la verdadera consumación del pacto, y que en él y solamente en él están real y literalmente cumplimentadas todas las profecías del Antiguo Testamento.

Abdul Ahad Dawud, autor de la serie de artículos que componen esta obra, es el nombre islámico del antes reverendo David Benjamín Keldani, sacerdote católico de la secta unitaria caldea (nestorianos).
Através de este capítulo y los que le seguirán me propongo demostrar que la doctrina del Islam respecto a la Divinidad y al último gran Mensajero de Dios es perfectamente cierta y conforme a las enseñanzas de la Biblia. Dedicaré el presente capítulo a discutir el primer punto y en los siguientes intentaré mostrar que Muhammad es la verdadera consumación del pacto, y que en él y solamente en él están real y literalmente cumplimentadas todas las profecías del Antiguo Testamento.
«Y VENDRÁ EL AHMAD  DE TODAS LAS NACIONES...» (AGEO 2:7)
Alrededor de dos siglos después de que el idólatra e impío Reino de Israel fuera destruido y toda la población de las diez tribus deportada a Asiría, Jerusalén, el glorioso templo de Salomón, fue arrasado hasta los cimientos por los caldeos. La población remanente no masacrada, de las tribus de Juda y Benjamín, fue transportada a Babilonia.
Después de un período de cautividad de setenta años, les fue permitido a los judíos retornar a su país con toda libertad para edificar nuevamente su ciudad y templo arruinados. Cuando estaban siendo puestos los cimientos de la nueva casa de Dios, surgió un tremendo bullicio de goce y aclamación de los reunidos, mientras los ancianos, que habían conocido el magnífico templo de Salomón, prorrumpieron en un amargo llanto.
Fue en esta ocasión que el Todopoderoso envió a Su siervo e! Profeta Ageo a consolar a la concurrencia entristecida con este importante mensaje: «Y haré temblar a todas las naciones, y el Himda de todas las naciones vendrá, y llenaré de gloria esta casa, dice el Señor de los ejércitos. Mía es la plata, y mío es el oro, dice el Señor de los ejércitos. La gloria de mi casa postrera será mayor que la de la primera, dice el Señor de los ejércitos. Y daré paz (shalom) en este lugar, dice el Señor de los ejércitos» (Ageo 2:7-9).
He traducido el párrafo mencionado del único ejemplar de la Biblia a mi disposición, que me enviara una prima asiría, en su lengua original. Pero si consultamos la versión española de la Biblia, veremos traducidas las palabras originales «Himda» y «Shalom» en hebreo, como «deseado» y «paz» respectivamente.
Tanto los comentaristas judíos como cristianos han dado la mayor importancia a la doble promesa contenida en la profecía mencionada. Ambos entienden como una predicción mesiánica la palabra «Himda». En realidad, aquí estamos frente a una profecía maravillosa confirmada por la fórmula bíblica usual de juramento divino, «dice el Señor Sabaoth», repetida cuatro veces.
Si esta profecía se toma en el sentido abstracto de las palabras «himda» y «shalom» como «deseo» o «paz», entonces la profecía se convierte en una aspiración ininteligible. Pero si por el término «himda» entendemos una idea concreta, una persona y realidad, y por la palabra «shalom» no una condición sino una fuerza viva y activa y una religión establecida definitivamente, entonces esta profecía debe ser admitida como cierta y cumplimentada en la persona de Ahmad y en el establecimiento del Islam- Porque «himda» y «shalom» (o «shlama») tienen precisamente el mismo significado que Ahmad e Islam respectivamente.
Habiendo quedado claro esto me propongo hacer una breve exposición de esta profecía de Ageo. A fin de comprenderla mejor citaré otra profecía del último libro del Antiguo Testamento, llamado Malaquías (Cap. 3:1): «Miren, yo enviaré mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí: vendrá súbitamente a su templo. El es Adonai (el Señor), por quién vosotros rogáis, y el Mensajero del Pacto en quien encuentran contento.
El está viniendo, dice el Señor de los Ejércitos». Comparemos estos misteriosos oráculos con la sabiduría corporizada en el sagrado versículo del Corán: «Gloria a Quien hizo viajar a Su Siervo durante la noche, desde la Mezquita Sagrada (el Templo de la Meca) a la Mezquita Lejana (el Templo de Jerusalén), cuyos alrededores nosotros hemos bendecido...» (17:1)
Continuara…
___________________________________
Fuente: Digital Library of Islamic Studies and Humanities - MUHAMMAD EN LA BIBLIA
 
 
 
 
 
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
13 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 16