El mes de ramadán, mes de difusión de la taqwa

Sáb, 04/24/2021 - 05:20

 

El mes de ramadán, mes de difusión de la taqwa

El mes de ramadán es un mes de temor de Dios: de taqwa. En la noble aleya «¡Oh, los que creéis! Se os ha ordenado que ayunéis, de la misma manera que fue ordenado a quienes os precedieron. Quizás así seáis temerosos de Dios» (Sagrado Corán, 2:183), ese «Quizás así seáis temerosos de Dios» —es decir, «quizá practiquéis la taqwa― implica esperanza, la esperanza de que eso suceda. Ahora bien, atribuir esperanza a Dios el Altísimo no tiene sentido. Dios conoce los secretos, lo oculto y todas las cosas, y hablar de esperanza carece de sentido. Por lo tanto, lo que se quiere decir es que ese mes de ramadán se ha estipulado y establecido para que sea un terreno, un medio para la difusión de la taqwa. Y la aleya se refiere al común de la gente, es decir, «quizás así la taqwa se difunda entre vosotros, la gente». Por lo tanto, el mes de ramadán es un mes de difusión de la taqwa.

Taqwa significa temor de Dios el Altísimo
¿Qué significa taqwa? Taqwa significa «temer», «tener en consideración» o, como se dice comúnmente, «tener respeto». Se dice, por ejemplo, que fulano le tiene respeto a mengano o que uno actúa de tal modo por deferencia a tal persona. A eso nos referimos al decir «tener respeto»: tener respeto, tener deferencia; ese es el significado de la taqwa. Íttaqu-l-Lah significa «tengan respeto a Dios» o «teman a Dios el Altísimo». En este inmenso movimiento de la vida humana, rodeado de problemas, Él les ha indicado una línea recta; como si, en un terreno plantado de minas aquí y allá, abrieran un camino y dijeran: «este es el camino del bienestar y de la seguridad; vayan por aquí; este es el camino recto». Temer a Dios ―íttaqu-l-Lah― quiere decir estar atentos a no extraviarse, no ir dando vueltas, porque se meterán en embrollos y tendrán problemas.

El resultado de la taqwa es la misericordia, la salvación y la guía
Si practican ustedes la taqwa, obtendrán resultados positivos, a los cuales se refiere Dios una y otra vez en numerosas aleyas del Corán: «Y sed temerosos de Dios para que, quizás así, se tenga misericordia de vosotros» (49:10) ―misericordia divina―; «Quizás así tengáis éxito» (2:189, 22:77, 8:45, 3:133, etc.) ―tener éxito se refiere a la salvación: si hay temor de Dios, el ser humano se salva―; «Quizás así fueseis bien guiados» ―aparece en varias aleyas: el temor de Dios es causa de guía divina y, cuando uno practica la taqwa, los problemas y los problemas insolubles se apartan ante uno y el camino correcto se ilumina―.

La taqwa proporciona capacidad de discernimiento
La práctica del temor de Dios propicia la aparición del furqán: «Si sois temerosos de Dios, Él os otorgará criterio (furqán)» (Sagrado Corán, 8:29). Furqán significa «criterio», «capacidad de discernimiento». Es algo muy importante. En todos los asuntos de la vida, necesitamos capacidad de discernimiento para distinguir el camino correcto del errado y lo justo de lo vano. Con el temor de Dios, aparece el furqán; aparece la capacidad de discernimiento.

La taqwa abre callejones sin salida
«Y a quien sea temeroso de Dios Él le dará un escape» (Sagrado Corán, 65:2)». Majrach quiere decir «vía de salida», «escape». Si hay temor de Dios, no hay callejones sin salida; no se verán ustedes bloqueados en sus actividades. En todos los campos, si practican la taqwa y obran con consideración y con ese respeto y deferencia que espera Dios el Altísimo, no se toparán con problemas irresolubles, sino con lucidez. Se trata de promesas coránicas respecto a la taqwa, «¿y quién es más veraz al hablar que Dios?» (Sagrado Corán, 4:122). Nadie. Nadie que haga promesas es más veraz que Dios el Altísimo. Cuando Dios el Altísimo hace una promesa, esta se cumple de manera definitiva, sin que quepa duda de ello.

La taqwa es no tener miedo de las potencias no divinas
Bien, al margen de la llamada al temor de Dios que hay en el Corán ―donde, de principio a fin, se nos invita una y otra vez a esa verdad eficaz que abre caminos― y frente a ella, se habla también de las deferencias hacia lo que es distinto a Dios; según me parece, en la sura de An-Nahl: «Y Suya es la creencia inmutable. ¿Vais, pues, a temer a otro que a Dios? (16:52). ¿Tienen ustedes miramientos con otros distintos de Dios? ¿Y qué quiere decir «distintos de Dios»? Tener miramientos con el padre y la madre de uno es bueno, y tener miramientos con un hermano devoto es muy bueno. No se trata de eso. A lo que se alude es a las potencias no divinas, a las potencias antidivinas. De manera que, manteniéndonos en la taqwa, tememos la potencia de Dios, y no tememos a las potencias que no son Dios. «No tememos» quiere decir que no tenemos miramientos con ellas. No que no tengamos cuidado con ellas. Eso, sí. Debemos tener cuidado, pero sin tenerles miedo, sin pensar que nuestra vida, nuestra felicidad, nuestro futuro y nuestro destino estén en sus manos. Ese es un requisito del temor de Dios. Y fíjense ustedes en que todo eso son vías para el triunfo de una nación, es decir, que cuando en una Umma islámica hay taqwa, esa manera de pensar y de actuar, forzosamente se darán florecimiento, acción, progreso, elevación y mejora, y entonces ocurrirá «que prevalezca sobre toda otra creencia religiosa» (Sagrado Corán, 9:33), como ha repetido en múltiples ocasiones Dios el Altísimo en el Corán.

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
2 + 12 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 22