Matrimonio en el Islam

Vie, 05/05/2017 - 07:50
Matrimonio en el Islam

 

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso. [1]

La paz de Dios sea con todos sus profetas, desde Adán hasta Mohammad

Son muchas las narraciones que hablan de la importancia del matrimonio en el Islam. Pero si queremos hacer un análisis un poco mas profundo, no sólo basado en las narraciones y en el Corán, sino presentar el tema del matrimonio como algo válido en muchas sociedades, como algo válido en muchas ciencias, como algo válido para el ser humano. Por tanto, vamos a comenzar a hablar del matrimonio desde varias perspectivas. Con respecto al ser humano. Dios crea al ser humano, con la posibilidad de perfeccionarse. Con respecto a la perfección, existen dos formas de perfeccionarse: Una, es ser un ser completo. Otra, es ser un ser perfecto. La diferencia entre la completitud y la perfección tiene que ver con eso. Yo construyo una casa. La casa, para ser una casa completa, tiene que tener habitaciones, cocina, salón, comedor, cocina, baño. Una casa que tiene todo eso, es completa. ¿Si?.

Desde la visión islámica, el ser humano es sociable por naturaleza. No por necesidad. Entonces, si uno va a vivir en grupo por naturaleza, ese encuentro con el grupo tiene que ser bajo una norma y una ley. No podemos vivir en grupo sin ningún tipo de orden. De hecho, el derecho y la ley, han sido creados para poner orden en la sociedad. O sea, para que estas relaciones entre los hombres, tengan una razón de ser. Tengan una forma, un método, una manera de poder relacionarse correctamente, para llevar al hombre a la perfección. En ésta sociedad, el conjunto mínimo de esta sociedad y el comienzo de las grandes sociedades, está el matrimonio. O sea la unión entre el hombre y la mujer. Obviamente hay algo que es interesante para saberlo, islámicamente hablando, cualquier unión entre el hombre y la mujer es …, pecado. A no ser que sea a través del matrimonio. Es decir que estén casados.
Entonces, la perfección del hombre, es a través del matrimonio. Si el hombre no se casa, puede ser un hombre completo, pero nunca un hombre perfecto. …dice: “El hombre por más sabio que sea, queda en él siempre un ápice de infantilidad”. Uno puede ser sabio, puede ser científico, puede ser filósofo, puede ser sheik, puede ser lo que sea, si no se casa, sino se transforma en esposo, sino se transforma en padre, le queda siempre un gusto de infantil. Por mas sabio que sea. Hay un grave problema hoy en día, que enfrenta la iglesia católica, por los curas que no se casan. En mi experiencia, he tenido matrimonios católicos que venían a consultarme a mí, pues les interesaba la opinión de un religioso casado, no la de un religioso soltero. ¿Qué hombre que no se casa va a poder darme un consejo sobre matrimonio? Sobre lo que es ser esposo, sobre lo que es tener un hijo, cómo tratar a un hijo, cómo educarlo. Uno puede tener mucha teoría, pero a la hora de la práctica, es como si yo le enseñara a mi hijo a volar a través del chat, o por teléfono. ¿Se entiende?
Lo que quería decir, es que el tema del matrimonio tiene muchos temas. Podríamos hablar diez meses del matrimonio. Diez años. Vamos a tocar un par de puntos importantes y luego ustedes profundizan sobre el tema. En el matrimonio, algo fundamental es la elección de la pareja. Al respecto, hay dos teorías desde ésta división dual que estilo utilizar en las clases y que ya ustedes conocen: la teoría materialista y la teoría espiritual.
La teoría materialista, es elegir en base a la apariencia material, corporal, física. La teoría espiritual, es elegir en base a la realidad, entendiendo a la realidad como tridimensional: Apariencia, cuerpo y alma.
Desde la visión materialista hay que elegir: a la mujer más linda, a la más joven, a la de mayor dinero, a la de mayor poder, a la de mejor familia, a la de mayor estudio, a la de mayor conocimiento, a la de mejor carácter. Todo esto es apariencia. Ante esto, surgen dos cuestiones fundamentales, qué propone el profeta Mohammad: la religión y la moral.
En el materialismo, se habla de la cultura del amor, es decir, yo tengo que estar enamorado para casarme. En cambio, desde la visión islámica, se habla de un amor mucho mas profundo, se habla del amor espiritual. El amor espiritual, que no tiene que ver con ideas tales como: “La ví y me enamoré…”. Ese amor, se desvanece pronto. Ayer, casualmente, me enviaron un mail sobre el matrimonio.
La mujer le dice a su marido: Mi amor ¿Te sirvo? Y el marido le contesta: Hay veces.
Ese amor, se desvanece pronto. El amor que tiene religión y moral, en caso de que el amor animal se desvanezca, va a saber sobrellevar la situación, pues se basó en algo más, no en el amor animal. Si hay problemas entre los cónyuges, la persona de moral, va a saber sobrellevar los problemas. Tiene principios, tiene valores. Es decir, que un pequeño problema, no se va a transformar en un divorcio. ¿Porqué? Porque hay moral. Hay religión, porque esta unión es una unión en Dios. En el hadíz aparece: “…”. El amor en Dios y el odio en Dios. El amor por Dios y el odio por Dios.
La tercera condición que aparece en los hadíces, a cerca de cómo elegir un hombre y de cómo elegir a una mujer: Que sean parejos. Socialmente hablando, un mismo nivel. Culturalmente hablando, un mismo nivel. Económicamente hablando, un mismo nivel. Religiosamente hablando, un mismo nivel. Por ejemplo: si una mujer, no sabe cuánto es 2 x 2, y se quiere casar con el doctor de los doctores. Una mujer no sabe si rezar o no y se quiere casar con el mayor de los sheikes, etc. Es decir, que tenemos que tratar de elegir a la persona mas pareja hasta en apariencia. Si uno es mas o menos lindo, tiene que elegir a alguien mas o menos linda. Si uno es feo, que elija a una fea. Si uno es muy lindo, que elija una muy linda. El consejo del profeta Muhammad (BPD) es buscar a aquella persona, que sea lo mas parejo posible a uno. Si uno cumple con estas tres condiciones, muy probablemente el matrimonio será feliz.
Ahora bien, eso que decimos nosotros del matrimonio, que es perfección, veamos ahora cómo el Corán define al matrimonio. El Corán nos dice que Dios ha creado a los hombres y a las esposas, para posar, para descansar en ellas y estableció entre ellos ¿Qué? Amor y misericordia. Las condiciones del matrimonio islámico según el Corán: el matrimonio tiene que ser…., para posar en ellas. Uno se tiene que casar con aquel hombre o mujer que va a ser motivo de descanso.

En otras aleyas aparecen…., tanto ellas como ellos son Vestimenta. Cuando uno se viste ¿Cómo se siente? Esta protegido, del calor, del frío, se tapan los defectos, se muestra seriedad, etc.
Las condiciones del matrimonio islámico, entonces: tiene que posar uno en su esposa. No hay matrimonio en el Islam que luego de ser bendecido, de repente puedan escucharse gritos o lo único que quiera uno es acabar con ese matrimonio, o escaparse de la casa, o encontrar otra mujer. Entonces tiene que ver con el relax, con la serenidad, con la tranquilidad. …..es decir, Dios estableció entre ellos, amor y misericordia. Algunos sabios, dicen que en realidad, el amor y la misericordia, tiene que ser de los dos lados. Otros dicen que, el amor es por parte de la mujer y la misericordia, es por parte del hombre. Entonces, repasemos las condiciones: Reposo, Vestimenta, Amor y Misericordia. Veamos un ejemplo de la elección de la mujer en occidente y la elección de la mujer en el mundo islámico. Nosotros hablamos de La Elección y El Matrimonio. Primero la elijo, después me caso con ella. ¿No? En occidente la elección puede tardar una mirada, puede tardar una noche, puede tardar unas vacaciones. Entonces, si la elección duró una noche, es muy posible que el matrimonio dure una noche o unos meses.
En el Islam, se dice que toda las fuerzas, toda la voluntad y todas las ganas hay que ponerla en esta etapa, en la elección. Si se tardan cinco años en elegir, no importa, pues si esta elección es correcta, este matrimonio por setenta años va a ser correcto: “Me pasé cinco años buscándola”. Así encontró a la mujer ideal.
El secreto del éxito en el matrimonio, es la elección. No hay amor, no hay belleza, no hay riqueza, no hay posición social, no hay fortuna que valga la pena, si uno no se preocupó por elegir a la persona justa. Los hadíces dicen que si uno se casa con una mujer por el dinero, Dios no le da más que dinero. Si uno se casa con una mujer por su belleza, Dios le da sólo la belleza.

[1] . El camino recto .Suhail Asaad

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
6 + 13 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 16