La Búsqueda de la Religión (din) : Incentivos para la Investigación

Lun, 10/11/2021 - 09:57
La Búsqueda de la Religión (din) : Incentivos para la Investigación

Una de las particularidades psicológicas del hombre es el deseo y la aspiración innata por conocer la verdad e informarse sobre la realidad.
Surge en cada hombre en  su misma infancia y se extiende hasta el fin de su vida.
Esta  búsqueda  innata  de  la  verdad,  que  a  veces  se denomina  sentido  de  curiosidad,  puede  incentivar  al hombre a pensar en los asuntos religiosos, y proponerse conocer la verdad sobre ellos.
Por ejemplo:
¿Existe, acaso un  ser  oculto,  no  sensible,  inmaterial?
En  caso  de  que efectivamente exista,
¿hay comunicación entre ese mundo oculto  y  el  mundo  material  y  sensible?
En  caso  de  que haya comunicación,
¿existe un ser no sensible que sea el Creador  del  mundo  material?
¿Acaso  la  existencia  del hombre es posible solamente en este cuerpo material, y su existencia  se  limita  a  esta  vida  mundanal,  o  posee  otra vida?
En  caso  de  existir  otra  vida,
¿existe  comunicación entre la vida de este mundo y la del otro?
En  caso de que la comunicación exista,
¿qué clase de fenómenos  de este mundo afectan los asuntos del otro?
¿Qué  camino  o  método  existe  para  conocer  el programa correcto de vida, un programa que garantice la felicidad y bienestar en ambos mundos?
Finalmente:
¿Cuál es ese programa?
En suma, es ese instinto de búsqueda de la verdad el primer factor que incentiva al hombre a analizar todos los asuntos y a conocer la religión verdadera.
Otro  factor  que  moviliza  la  aspiración  del  hombre por  conocer  la  verdad,  es  el  de  satisfacer  otras aspiraciones  innatas  distintas  a  la  de  la  curiosidad  que investiga  la  realidad  (lo  que  requiere  a  su  vez  de  una serie de conocimientos especiales),  como por ejemplo, el beneficiarse  de  las  diferentes  mercedes  materiales  y espirituales requiere de los esfuerzos científicos. En caso de  que  la  religión  pueda  también  ayudar  a  obtener beneficios  para  el  hombre  y  pueda  contrarrestarle peligros y perjuicios, será deseada por él.
En  ese  caso  entonces,  el  instinto  de  procurarse beneficios  y  evitar  los  perjuicios,  sería  otro  factor  para promover la investigación sobre la religión.
Pero considerando la amplitud de lo que queremos conocer  y  el  hecho  de  no  estar  reunidas  todas  las condiciones  suficientes  para  conocer  todas  las  verdades, puede  ser  que  el  hombre  elija  otros  asuntos  para investigar,  cuya  solución  sea  más  sencilla,  y  cuyos resultados  sean  a  su  vez  más  palpables  e  inmediatos  y fáciles  de  alcanzar;  y  no  el  análisis  de  los  asuntos correspondientes  a  la  religión,  por  suponer  que  son  de difícil  solución  o  no  poseen  resultados  prácticos importantes.
Por  tal  motivo  debemos  explicar  que  los  asuntos religiosos  no  sólo  tienen  una  importancia  especial,  sino que ninguna otra investigación sobre tema alguno posee el  elevado  valor  que  tiene  la  que  se  emprende  sobre  la religión.
Algunos  psicólogos creen  que  la  adoración  a  Dios es una aspiración básica e independiente de la naturaleza innata,  a  la  que  denominan  "sentido  religioso",  y  que acompañaría  a  los  igualmente  básicos  "sentido  de  la búsqueda de la verdad", "sentido de la belleza" y "sentido de  la  bondad".  El  sentido  religioso  constituye,  entonces, una cuarta dimensión del alma humana.
Estos  psicólogos  sostienen,  basados  en  testimonios históricos  y  paleontológicos,  que  la  adoración  a  Dios existió  siempre,  bajo  una  u  otra  forma,  entre  los  seres humanos,  y  este  mismo  hecho  (el  de  ser  permanente  y universal), es un signo de su carácter innato.
Por supuesto, el hecho de ser una inclinación innata, es decir permanente y universal, no significa que siempre esté viva y despierta en todas las personas, dirigiéndolas conscientemente  hacia  su  objetivo  deseado,  sino  que  es posible  que,  bajo  diversas  circunstancias,  factores  del ambiente  o  entorno  y  una  educación  incorrecta,  esta inclinación  natural  permanezca  en  un  estado  de adormecimiento  e  inactividad,  o  que  se  desvíe  de  su rumbo  correcto,  como  vemos  que  también  ocurre  con otros instintos.
Según este punto de vista, la búsqueda de la religión tiene  motivaciones  innatas  independientes  y  no  necesita de  otras  razones  o  argumentos  para  confirmarse.  Puede corroborarse  esto  con testimonios  de  citas  de  los  Libros sagrados y narraciones de los Profetas que sostienen que la religión es innata en el hombre.
Debido  a  que  el  objeto  de  esta  aspiración  y  deseo innato  no  es  algo  consciente,  habrá  quienes  nieguen  su existencia en sí mismos. Por esta razón, nosotros no nos conformamos  con  lo  demostrado  hasta  aquí,  sino  que pasaremos a demostrar la importancia de la búsqueda de la religión por medio de la vía racional. 

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
3 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 27