Madre O mar de amor y cariño

Vie, 05/05/2017 - 07:51

“Madre… qué linda y sagrada palabra. Una palabra que lleva el perfume de la bondad y afectos a la memoria y genera un sentimiento cálido y puro”.

Madre, el símbolo del dolor ilimitado y amor infinito.

“El Paraíso está debajo de los pies de las madres”.

Esto es una señal del honor otorgado a las madres y si nosotros colocáramos todas las palabras, escritas o dichas, acerca de la posición de la madre sobre una balanza y la sentencia anteriormente citada sobre otra balanza, lo dicho por el amado Profeta (B.P.), inclinaría definitivamente el peso a su favor.

Se nos recuerda acerca de los dos primeros años después del nacimiento cuando nos amamantó con compasión. Todo esto suma treinta meses de dolor que ella maneja con paciencia. Para pensar en todo el amor y el cuidado que tiene una madre por nosotros a lo largo de estos años.

“Madre… qué linda y sagrada palabra. Una palabra que lleva el perfume de la bondad y afectos a la memoria y genera un sentimiento cálido y puro”.
“El Paraíso está debajo de los pies de las madres”.[1]
Esto es una señal del honor otorgado a las madres y si nosotros colocáramos todas las palabras, escritas o dichas, acerca de la posición de la madre sobre una balanza y la sentencia anteriormente citada sobre otra balanza, lo dicho por el amado Profeta (B.P.), inclinaría definitivamente el peso a su favor.
Se nos recuerda acerca de los dos primeros años después del nacimiento cuando nos amamantó con compasión. Todo esto suma treinta meses de dolor que ella maneja con paciencia. Para pensar en todo el amor y el cuidado que tiene una madre por nosotros a lo largo de estos años.
Se presentó una persona ante el Profeta Muhammad (pyb) y preguntó: “¡Oh Mensajero de Allah! Entre la gente, ¿Quien tiene más derecho sobre mi?” El Profeta (pyb) dijo: “Tu madre”, preguntó: “¿Después de ella, quién?” Dijo (pyb): “Tu madre”, volvió a preguntar: “¿Después de ella, quién?” Volvió a responder el Profeta (pyb): “Tu madre”, preguntó nuevamente: “¿Después de ella, quién?” Dijo Rasûlullâh (pyb): “Tu padre ”.[2]
Madre es el símbolo del dolor ilimitado y amor infinito. Ella ocupó toda su vida para cuidarte y protegerte. No tuvo reparo si ella misma estaba con hambre, mientras que tú eras alimentado hasta saciarte, o si ella estaba sedienta, mientras que tu sed era aplacada, o si no tenía poco abrigo, mientras que tú estabas bien cubierto, o si estaba bajo el ardiente sol, mientras que tú estabas protegido.
Obvió su dulce sueño y toleró el dolor del insomnio por amor a ti. Ella te protegió del calor del verano y del frío del invierno. Soportó todo dolor para tenerte y debes tenerla en cuenta
Dijo el cuarto Imam (p.) Zainul’ Abidiín: “Es un derecho de tu madre a tu respecto que recuerdes que ella te llevó en su vientre durante largos meses y te alimentó con su vida”.[3]
El rol de las madres es muy importante,pues las obras laboriosas y esfuerzos prometedores de una madre pueden educar a un niño tal que podría producir una gran transformación en el mundo.
Pidamos para que demos todo lo mejor de nosotros para respetar a nuestros padres, honrarlos, ser amables con ellos y complacerlos por amor a Allah.
__________________________________
[1]. Muhammadi Reishahri, Mizan al-Hikma, narración. 22691.
[2]. Bilhar al Anuar, vo1.74, Muhammadi Reishahri, Mizan al-Hikma, pág. 552.
[3]. Risala al-huquq(en español: Un Tratado sobre los Derechos)؛ el título de una larga e importante narración del Imam Sayyad (P).

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
4 + 12 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 24