Posición del intelecto en las enseñanzas religiosas 1

Lun, 04/19/2021 - 05:33
Posición del intelecto en las enseñanzas religiosas.

Tal como lo indican el Sagrado Corán y los hadices fiables, la religión islámica es la religión del intelecto y la reflexión, y de la correspondencia entre sus principios y normas y los argumentos lógicos. Su lema frente a los oponentes es atenerse a las pruebas y argumentos. Dice el Altísimo: «¡Aportad vuestras pruebas, si es que sois sinceros!». También dice como respuesta a las posturas de los oponentes: «¡Presentadme un libro anterior a éste, o un vestigio de conocimiento!» (Corán 2:111)
No hay dogmas de fe en el Islam. Las creencias no pueden ser seguidas por imitación, por costumbre o porque son mandatos religiosos. El musulmán debe alcanzar la comprensión de las creencias con su mente, a través de su razonamiento. No puede adoptarlas por el hecho de que sus padres son musulmanes ni porque el Corán lo dice y nada más, sino que tiene que alcanzar la creencia y la fe más allá de toda duda e incertidumbre, las cuales surgen naturalmente en cualquier persona que razone, piense y medite en los asuntos de la vida. Es decir que las creencias deben ser confirmadas por el intelecto. El intelecto es lo que distingue al hombre de los animales, haciéndolo una criatura diferente a ellos. El intelecto no es simplemente la inteligencia y la capacidad de pensar: es la capacidad de distinguir el bien del mal, y de captar realidades abstractas. El intelecto nos permite deducir los Principios básicos de la religión y nos permite distinguir la verdad para encaminarnos al bien. El Islam le da una gran importancia al conocimiento y al intelecto. La fe del musulmán se sustenta en el conocimiento y la labor de discernimiento que realiza el intelecto. Por eso tiene una firmeza especial. En la naturaleza que nos rodea y en nosotros mismos existen una infinidad muy variada de signos de la existencia innegable de Dios Altísimo, de Su Poder y Sabiduría. Los signos extraordinarios están a nuestro alrededor: sólo hay que saber verlos a través del intelecto. Los ciclos de rotación del día y la noche, las estaciones del año, los ciclos del agua, etc., son signos maravillosos y extraordinarios que asombran a cualquier observador perspicaz. Si no los consideramos como un magnífico milagro es porque estamos acostumbrados a verlos cotidianamente al punto tal que los pasamos por alto, no les prestamos atención. El Corán llama a la activación del intelecto que todos tenemos (con pequeñas diferencias de grado que son consideradas por Dios) a través de todos estos maravillosos signos que nos rodean a todos por igual. Y es a través del intelecto activado que el ser humano se distinguirá de los animales y cumplirá con el objetivo de su existencia, superando la prueba de este mundo.
Sin la activación del intelecto no hay ningún bien en el hombre. No hay búsqueda de conocimiento, por lo que no hay para él religión, ni devoción, ni hay éxito alguno en sus esfuerzos. Porque por más que la persona realice acciones que supuestamente son buenas, sin intelecto es más lo que echará a perder y corromperá que lo que produzca de bien. Entonces, debe comenzar por activar su intelecto y movilizarlo hacia la reflexión, como veremos a continuación. El sentido de la existencia misma radica en este asunto. Claro que al creyente no le basta con aquello a lo cual lo pueda guiar su intelecto. Necesita además de la religión. Necesita de una “Ciencia Divina”, que es el conocimiento legado por los Profetas (P). Su intelecto lo guiará hasta ahí y le ayudará a discernir dónde se encuentra dicha “Ciencia Divina” en la cual podrá depositar su confianza.

Del Profeta (P): “Sólo se comprende todo el bien con el intelecto. No hay modo de vida (o religión verdadera) para quien no tiene intelecto”.

Del Imam ‘Ali (P): “El hombre es intelecto y cuerpo. Quien pasa por alto el intelecto y se apega al cuerpo, nunca será perfecto. Es como una persona que no tiene alma”.

Del Imam ‘Ali (P) que le dijo a su hijo Al Hasan (P): “¡Oh, hijo mío! En verdad, la más opulenta de las riquezas es el intelecto y la pobreza más intensa es la estupidez”.

Del Imam ‘Ali (P): “El intelecto es el mensajero de la verdad”.

Del Imam ‘Ali (P): “Los intelectos son guías de los pensamientos. Los pensamientos son guías de las mentes. Las mentes son guías de los sentidos. Los sentidos son guías de los miembros”.

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
16 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a www.welayatnet.com
Online: 14