En Gaza: Occidente perdió todo su honor, incluso el del mundo académico

Dom, 04/21/2024 - 08:29

En abril de 1968, más de mil estudiantes de la Universidad de Columbia, en reacción a las acciones del ejército estadounidense en Vietnam, intentaron una huelga de brazos caídos en los edificios de la universidad para detener la colaboración científica de la universidad con el ejército estadounidense. Avancemos cincuenta años hasta abril de 2024, cuando en el campus de la Universidad de Columbia en Nueva York se produjeron protestas estudiantiles destinadas a cortar los vínculos entre la universidad y las empresas vinculadas al régimen sionista. Haciendo eco del espíritu de los años 60, los estudiantes adornaron sus tiendas de campaña con la frase “zona liberada”. La suspensión y detención de estudiantes no ha cambiado desde los años 60. Lo que ocurrió hoy en la Universidad de Columbia se ha repetido innumerables veces en varias universidades de Estados Unidos y Europa en las últimas décadas. La variedad de protestas universitarias contra el belicismo de Occidente y sus aliados plantea dos preguntas cruciales:

1. ¿Por qué los estudiantes occidentales sienten un sentido de responsabilidad tan fuerte?

2. A pesar de estas protestas históricas, ¿por qué no ha habido muchos cambios en las políticas de Occidente y sus aliados?

Para abordar la primera pregunta, debemos reconocer el papel fundamental de las universidades en la sociedad occidental. A medida que surgieron los estados modernos, las universidades asumieron responsabilidades sustanciales, dando forma a diversos aspectos de la vida diaria. Dependiendo de la naturaleza del Estado, las universidades asumieron funciones de provisión o supervisión de áreas como alimentación, atención sanitaria, educación, seguridad y comercio. El surgimiento de los Estados modernos y sus amplias funciones recae en gran medida sobre los hombros de las universidades como institución misma de la ciencia moderna. Por ejemplo, dentro de la estructura militar de un Estado moderno, las universidades se encargan de todo, desde los métodos de entrenamiento de soldados y el establecimiento de objetivos estratégicos hasta la organización de estructuras militares y el desarrollo de armas. Esta es la razón por la que los estudiantes con conciencia social de las universidades occidentales no pueden ignorar la importante influencia que ejercen las universidades sobre las decisiones de su nación y trabajan para lograr cambios a través del activismo.

Nadando contra la corriente

La segunda pregunta comienza con una nota sombría: "Los estudiantes que un día protestan por el pueblo de Vietnam, al día siguiente por el pueblo de Yemen y hoy por el pueblo de Palestina, nadan contra una fuerte corriente en el río". Aquí, el río simboliza la institución universitaria y su fuerte corriente, encarnando las metas y objetivos de la civilización occidental para este establecimiento.

En su libro “El desarrollo y los fundamentos de la civilización occidental”, el mártir Morteza Avini plantea el crecimiento económico y el desarrollo como los objetivos últimos de la civilización occidental. Basándose en las perspectivas de autores occidentales tanto a favor como en contra del orden político global, como Alvin Toffler en “La tercera ola” e Ivan Illich, concluye que desde la Revolución Industrial, la expansión del capitalismo y el imperialismo ha creado una demanda fundamental. para mano de obra calificada. En consecuencia, esto ha remodelado el panorama educativo dentro de las universidades, ahora orientado a lograr “un desarrollo y un crecimiento económicos ilimitados”. Como resultado, la dirección de las universidades occidentales no está influenciada por factores internos sino por capitalistas externos. Ivan Illich, un pensador austriaco, en su obra “La sociedad desescolarizada”, caracteriza el sistema educativo occidental como impulsado por una ideología en la que el crecimiento económico tiene prioridad. Además, el Ayatolá Jamenei, en su discurso del 7 de abril, 2024, dirigiéndose a los estudiantes, identificó una falla en las universidades occidentales por su incapacidad para “dar dirección a la educación de los académicos y la producción de ciencia”.

Los recursos limitados y la actitud dominante de los capitalistas occidentales los han llevado a invadir los recursos de otras naciones, con el objetivo de acelerar el “desarrollo y el crecimiento económicos” mediante la utilización de herramientas desarrolladas en las universidades. Un ejemplo destacado de colonización moderna es el establecimiento del régimen sionista por parte del Reino Unido y su refuerzo y apoyo por parte de Estados Unidos. Los sionistas, que inicialmente se establecieron en Palestina durante la Primera Guerra Mundial y lucharon contra el Imperio Otomano, ahora se han convertido en aliados de Estados Unidos en la región, hasta el punto de que Joe Biden, el actual presidente de Estados Unidos, ve al régimen sionista como “el mayor enemigo”. fuerza de Estados Unidos en la región”. Con la presencia del régimen sionista, Estados Unidos ha podido manipular los recursos petroleros de la región y reprimir los esfuerzos de los pueblos de la región que buscan la independencia. A lo largo de su historia, el régimen sionista ha desempeñado un papel fundamental en la promoción de los objetivos coloniales de Occidente mediante operaciones militares y asesinatos selectivos de científicos y figuras prominentes de la región.

 

La universidad al servicio de las consignas

Dos factores –“producir académicos y conocimientos sin dirigirlos” y “la explotación por intereses capitalistas”– han convertido a las universidades occidentales en agentes de colonización y opresión de naciones vulnerables. La utilización de los recursos universitarios se extiende a varios campos, desde las humanidades hasta la ingeniería. Actividades como orquestar golpes de estado, realizar invasiones culturales y mediáticas utilizando la investigación antropológica e incluso facilitar el genocidio en Gaza y Palestina a través de las ciencias del desarrollo de armas, han sido facilitadas por las universidades. Esta explotación de los académicos, similar a otros esfuerzos coloniales, presenta una fachada tentadora que cautiva tanto a las poblaciones colonizadas como a ciertos actores coloniales. La retórica de los derechos humanos y los llamados a la libertad en las naciones occidentales se han utilizado para engañar a la gente de la región y movilizar el apoyo interno, particularmente entre los científicos. Las intervenciones militares en Vietnam, Cuba, Irak, Afganistán y Libia, bajo el pretexto de promover la libertad y la democracia, en realidad se llevaron a cabo para salvaguardar los intereses capitalistas. El ataque del régimen sionista a Gaza tras la Operación Inundación de Al-Aqsa, y el posterior genocidio ayudado por países occidentales que resultó en el martirio de aproximadamente 34.000 personas, sirve como otro ejemplo de imperialismo capitalista y belicismo disfrazado de contraterrorismo y defensa legítima de una nación democrática. .

 

¿Gaza logrará un cambio duradero?

Desde la Segunda Guerra Mundial, numerosos estudiantes se han esforzado por desafiar el dominio y el militarismo de sus propios países en el mundo occidental. Cada uno de estos esfuerzos ha contribuido a crear conciencia entre más occidentales sobre la verdadera naturaleza de estas políticas belicistas. Sin embargo, la invasión de Gaza por el régimen sionista, en particular, ha llevado a los académicos occidentales, especialmente los de Estados Unidos, a oponerse a esta invasión; porque el régimen sionista ignoró descaradamente las leyes internacionales y dejó al descubierto la hipocresía de la retórica occidental sobre derechos humanos. La escala del proyecto colonial de Israel y sus importantes beneficios para Estados Unidos y Occidente en general los han alentado a detener, arrestar y suspender a estudiantes y profesores que protestaban sin dudarlo, socavando así el

e integridad académica y autonomía de sus instituciones. Parece que los académicos occidentales tal vez no logren resultados significativos con estos activismos en busca de justicia hasta que reconsideren fundamentalmente la dirección de sus universidades. Queda por ver si la resistencia de Gaza puede imprimir el lema "zona liberada" en las puertas de las universidades occidentales, en lugar de simplemente en el patio de un campus o dentro de un solo departamento.

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
7 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a es.btid.org
Online: 12