Lealtad de los compañeros del Imam Husain (P)

Sáb, 08/12/2023 - 07:35

Lealtad de los compañeros del Imam Husain (P)

Ali Ibn al Hsuain, Zain al Abidin, informó:
Me acerqué para oír lo que les diría (aunque) en ese momento estaba enfermo.
Escuché a mi padre decir a sus seguidores:

glorifico a Dios con la glorificación más perfecta y lo alabo en la felicidad y en la desgracia. Oh Dios, te alabo por bendecirnos con la profecía, enseñarnos el Corán y hacernos entender la religión. Nos has dado oído, vista y corazón, y nos has hecho entre los que te dan gracias. No conozco seguidores más leales y virtuosos que mis seguidores, ni Casa más piadosa y más unida que la mía. Que Dios te recompense bien de mi parte.

De hecho, no creo que estos hombres nos dejen (más) días. Te permito que me dejes. Todos (ustedes) se van con la absolución de su juramento (de seguirme), porque no habrá (más) obligación para ustedes de mi parte. Esta es una noche (cuya oscuridad) os cubrirá. Úselo como camello (es decir, viaje en él). Sus hermanos e hijos, los hijos de sus hermanas y los hijos de 'Abd Allah Ibn Ja'far dijeron: No te dejaremos seguir viviendo después de tu (muerte). Dios nunca nos verá (hacer) tal cosa.

Al Abbas Ibn ‘Ali, la paz sea con ellos, fue el primero de ellos en hacer esta declaración. Entonces todo el grupo lo siguió, declarando lo mismo.

“Hijos de 'Aqil”, dijo al Husayn, “suficientes miembros de su (familia) han sido asesinados. Así que vete como te lo he permitido”.

“Gloria a Dios”, respondieron, “¿qué diría la gente? Dirían que abandonamos a nuestro shaykh, nuestro señor, los hijos de nuestro tío, que era el mejor de los tíos; que no habíamos disparado flechas junto a ellos, no habíamos arrojado lanzas junto a ellos, no habíamos golpeado espadas junto a ellos. (Ante tal acusación) no sabemos qué haríamos. No, por Dios, no haremos (tal cosa). Más bien, os rescataremos con nuestras vidas, propiedades y familias. Lucharemos por ti hasta llegar a tu destino. Que Dios haga la vida abominable (para nosotros) después de tu (muerte)”.

Entonces el musulmán Ibn Awsaja se levantó y dijo: “¿Podríamos dejarte en paz? ¿Cómo deberíamos disculparnos ante Dios por el cumplimiento de nuestro deber hacia usted? Por Dios, los apuñalaré con mi lanza (hasta que se rompa), los heriré con mi espada mientras la empuñadura esté en mi mano. Si no me queda ningún arma para luchar contra ellos, les arrojaré piedras.

Por Dios nunca te dejaremos hasta que Dios sepa que hemos preservado a través de ti (la compañía de Su Apóstol) en su ausencia. Por Dios, si supiera lo que moriría y luego sería resucitado y luego quemado y luego resucitado y luego esparcido, y eso me sucedería setenta veces, nunca te dejaría hasta que encontrara mi muerte (luchando) en tu beneficio. Entonces, ¿cómo podría hacerlo cuando sólo puede haber una muerte, que es una gran bendición que nunca puede ser rechazada?

Zuhayr Ibn al-Qayn, que Dios tenga misericordia de él, habló: “Por Dios, preferiría que me mataran y luego me devolvieran a la vida; y luego ser asesinado mil veces de esta manera; y que de esta manera Dios, el Poderoso y Exaltado, proteja tu vida y la vida de estos jóvenes de tu Casa”.

En el mismo tono se pronunciaron todos sus seguidores, uno tras otro. Al-Husayn, la paz sea con él, pidió (a Dios que) los recompensara bien y luego regresó a su tienda.

Ali Ibn al Hsuain, Zain al Abidin, informó:
Estaba sentado esa noche (antes de la mañana del día) en que mataron a mi padre. Conmigo estaba mi tía Zaynab, quien me estaba cuidando cuando mi padre se fue a su tienda. Con él estaba Juwayn, el vasallo (mawla) de Abu Dharr al-Ghiffari, que estaba preparando su espada y enderezándola.

Mi padre recitó: “¡Tiempo, qué vergüenza como amigo! Al amanecer y al ponerse el sol, ¡cuántos compañeros o buscadores serán un cadáver! El tiempo no se contentará con ningún sustituto. El asunto quedará en manos del Poderoso, y todo ser viviente tendrá que recorrer mi camino”.

Lo repitió dos o tres veces. Lo entendí y me di cuenta de lo que quería decir. Las lágrimas me ahogaron y las reprimí. Guardé silencio y supe que la tribulación había sobrevenido sobre nosotros. En cuanto a mi tía, ella escuchó lo mismo que yo, pero es una mujer y la debilidad y el dolor son parte de las cualidades de las mujeres; no pudo controlarse, se levantó de un salto, rasgándose la ropa y suspirando, y se acercó a él.

“Entonces perderé (a un hermano)”, le dijo Zaynab. “Ojalá esa muerte me privara de la vida hoy, (porque) mi madre, Fátima, está muerta, y mi padre, 'Ah, y mi hermano, al-Hasan, la paz sea con ellos (todos)”.

“Oh hermana”, le dijo al Husayn mientras la miraba con los ojos llenos de lágrimas, “no permitas que Satanás te quite la paciencia. (Recuerde:) Si las gangas se dejan (solas) por la noche, dormirán (es decir, dejarán que la naturaleza siga su curso)”.

“Oh dolor mío, tu vida te será arrebatada violentamente y eso es más doloroso para mi corazón y más duro para mi alma”, dijo cojeando.
 

se lamentó y luego se golpeó la cara. se inclinó hacia (el borde de) su vestido y (comenzó a) rasgarlo. Luego cayó desmayada.

Al Husayn, la paz sea con él, se levantó y le lavó la cara con agua. Luego le dijo: “Hermana, teme a Dios y consuélate en el consuelo de Dios. Sepa que la gente de la tierra morirá y los habitantes del cielo no seguirán existiendo (para siempre). Porque todo será destruido excepto el rostro de Dios, Quien creó la creación por Su poder (qudra); Él envía criaturas y las hace regresar; Él es único y está solo. Mi abuelo era mejor que yo, mi padre era mejor que yo y mi madre era mejor que yo. Yo y todo musulmán tenemos un modelo ideal en el Apóstol de Dios, que Dios lo bendiga a él y a su familia”.

Con esto y cosas parecidas trató de consolarla y le dijo: “Hermana, te juro - y (siempre) cumplo mis juramentos - que no rasgarás tus vestidos, ni te rascarás la cara, ni llorarás de dolor y pérdida cuando sea destruido”.

Luego la trajo y la hizo sentarse conmigo. Salió hacia sus seguidores y les ordenó que acercaran sus tiendas (mucho) para que las estacas quedaran dentro del área de las tiendas de cada uno, y de modo que si permanecían entre sus tiendas, el enemigo sólo podría acercarse (a ellos). ), de un lado (porque habría) tiendas de campaña detrás de ellos, y a su derecha e izquierda. Así (las tiendas completamente) los rodearon excepto por el único camino por el cual el enemigo podía atacarlos.

(Después de eso) él, la paz sea con él, regresó a su lugar y pasó toda la noche realizando la oración, invocando el perdón de Dios y haciendo invocaciones. De la misma manera, sus seguidores realizaron la oración, hicieron invocaciones y buscaron el perdón de Dios.

Al Dahhak Ibn Abd Allah informó:

(Un contingente de) Umar Ibn Sa'd (continuamente) pasó junto a nosotros vigilándonos mientras el mismo al Husayn recitaba:

“No piensen los que no creen que darles un retraso es mejor para sus almas. Les damos un retraso sólo para que puedan aumentar su maldad. Tendrán un castigo vergonzoso. Dios no deja a los creyentes en la situación en la que usted se encuentra hasta que haya diferenciado el mal del bien”. (Corán 3, 117/8)
 

Árbitro:
Kitab al Irshad Sheij al Mufid Páginas 305 - 326
Traducido por IKA Howard- Tahrike Tarsile Corán

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
1 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a es.btid.org
Online: 50