El sexto Imam, Ya'far As-Sadiq (as) hijo de Muhammad Al-baqer (as) 2

Sáb, 05/04/2024 - 07:25

Revolución
Los últimos días de los omeyas estuvieron alterados por disturbios políticos. Los cambios de gobernadores fueron muchos y el Imam As-Sadiq (as) fue testigo del ascenso y caída de muchos reyes. Después de Hisham, subieron al trono Walid, luego su hijo Yazid, luego Ibrahim y luego Marwan al-Himar. La captura de este último puso fin a la monarquía de los tiránicos omeyas.

Durante la última fase del tambaleante gobierno omeya, los abasíes participaron activamente en sus actividades anti omeyas. Aprovecharon la situación y formaron una asociación con el lema "El derecho a gobernar es para la familia del Santo Profeta".

Prometieron en una de sus reuniones en Medina en la que estaba presente Muhammad Nafse Zakiya, bisnieto del Imam Hasan (as), que cuando el estado omeya caiga, el Khilafat volverá a ser Ahlul Bayt. Está claro que gobernar el mundo islámico no era tarea de todos los hachemitas o abasíes.

Era el derecho de aquellos descendientes divinamente designados del Santo Profeta (sa) a quienes Dios había elegido para guiar a la humanidad. Pero estas almas pensantes nunca quisieron aprovecharse indebidamente de la situación con la ayuda de tácticas astutas. En resumen, los imanes, los descendientes de Ali (as), nunca intentaron adquirir poder mediante engaños políticos.

Pero los abasíes sin duda aprovecharon la oportunidad. Aprovechando el silencio mostrado por los imanes y la compasión que la gente tenía por los hachemitas (los abasíes también eran hachemitas), vieron sus posibilidades de ascender al poder.

Pero cuando se establecieron en el trono, se convirtieron en enemigos de Ahlul Bayt, en el mismo grado o más que el que habían adoptado los desalmados omeyas.

Uno de los agentes destacados de esta revolución fue Abu Salma al-Khallal, quien fue especialmente compasivo con Ahlul Bayt. Cuando llegó al poder en Irak, escribió cartas al Imam As-Sadiq invitándolo a aceptar y compartir el poder real.

En las luchas políticas, esas oportunidades se consideran doradas, pero el Imam, que era una encarnación del altruismo y el respeto por uno mismo, rechazó la oferta y permaneció dedicado a sus deberes de impartir conocimientos.

Los partidarios de la causa abasí y los seguidores de Abu Muslim Khorasani prestaron juramento de lealtad de la mano de Abul Abbas como Saffah el 14 de Rabiusani de 132 Hégira (30.11.749 d.C.), fue reconocido como gobernante y califa del mundo musulmán. En el año 136 murió Hijri Saffah y su hermano Abu Ja'far Mansur le sucedió en el trono.

Ya se ha indicado que los abasíes se aprovecharon de la popularidad de Ahlul Bayt e hicieron su lema defender y proteger los derechos de Ahlul Bayt. Reunieron al público a su alrededor con este pretexto. Pero cuando llegaron al poder y destruyeron a los omeyas, se volvieron contra los Ahlul Bayt, particularmente los descendientes del Imam Hasan (as).

Abu Salama, conocido por su amor por Ahlul Bayt, fue asesinado por Saffah. Abu Muslim Khorasani, cuyos ejércitos marcharon hacia Irak y llevaron a los abasíes a ganar poder, también fue asesinado por Mansur. Luego dirigió toda su tiranía contra los descendientes del Imam Hasan.

El Imam Jafar Sadiq (as) estaba observando todo esto con gran tristeza pero no pudo hacer nada al respecto. Expresó su dolor por ellos con estas palabras.

“Los primeros madinitas (Ansars) habían invitado al Santo Profeta (sa) a Medina bajo el juramento de que lo protegerían a él y a sus descendientes tal como protegerían a sus propios familiares y amigos. Pero hoy los descendientes de esos mismos Ansars actúan como espectadores silenciosos y nadie se levanta para proteger a la descendencia del Profeta”.

Habiendo dicho estas palabras, el Imam regresó a su casa y cayó enfermo y no pudo moverse durante veinte días.

Entre los prisioneros de Mansur también estaba el anciano Abdullah-e-Mahedh, nieto del Imam Hasan (as). Su hijo Muhammad Nafse Zakiyah se levantó contra el régimen opresivo y cayó luchando cerca de Medina en 142 Hégira. La cabeza del joven guerrero fue enviada a prisión a su anciano padre, quien murió al ver este acto atroz. Otro hijo, Ibrahim, surgió en Kufa y fue asesinado en el año 143 Hégira.

Muchos Sayyids, descendientes del Imam Hasan, fueron asesinados y muchos de ellos fueron enterrados vivos como parte de los muros del edificio en la ciudad de Bagdad. Incluso hoy existe un muro en el lado norte del río Tigris, cerca de Jisre Atiq (el Puente Viejo), con una inscripción en escritura cúfica: "En el material de construcción de este muro, muchos descendientes del Imam Hasan Ibn 'Ali fueron enterrados vivos.

Maltrato al Imam Ja’far Sadiq (as)
A pesar de todas estas atrocidades contra los descendientes del Imam Hasan (as), el Imam As-Sadiq (as) continuó propagando silenciosamente las enseñanzas de Ahlul Bayt. Como resultado, incluso aquellos que no lo reconocían como un Imam infalible, ni conocían su prestigio o linaje, se inclinaban ante su conocimiento y se enorgullecían de ser contados entre sus estudiantes.

Mansur, el califa abasí, quería eliminar la estima que el pueblo tenía del imán. Intentó atraer eruditos para que compitieran con él, pero todos resultaron incapaces de discutir y tener éxito incluso con sus propios alumnos.

Todos estos llamados Ulemas de Durbar admitieron que sus homólogos habían adquirido el conocimiento religioso de los descendientes del Profeta. El arrogante califa los ignoró y continuó socavando la popularidad y el respeto del Imam por otros medios. En su defecto decidió acosarlo, arrestarlo o asesinarlo. En cada pueblo y ciudad se apostaron agentes contratados para monitorear las actividades de los seguidores del Imam.

Fue en ese momento que a estos seguidores se les dio el nombre de Rafidhoon, es decir, los que rechazaban. Fue Mansur quien acuñó la palabra Ahlal Sunna wal Jama’ah para promover una secta contra los seguidores de Ahlul Bayt (Ver Amir ‘Ali, el Espíritu del Islam). Cualquiera que apoyara al Imam sería arrestado, encarcelado o asesinado.

El propio Imam fue convocado desde Medina a Bagdad, la recién fundada capital del régimen abasí. Hasta entonces era Kufa, cuando fue trasladada desde Damasco tras la caída de los omeyas. Cinco veces lo llevaron de Medina a Bagdad, lo interrogaron y lo acosaron de una forma u otra.

Mansur nunca pudo encontrar motivos suficientes para ordenar su encarcelamiento o asesinato. Por otro lado, la consiguiente estancia del Imam en Irak no hizo más que ampliar el círculo de quienes querían aprender de él las enseñanzas de Ahlul Bayt. Al darse cuenta de esto, Mansur lo envió de regreso a Medina. Incluso allí, el Imam no se libró de persecución y acoso.

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
5 + 8 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a es.btid.org
Online: 8