Inundación de Al-Aqsa: una operación histórica que protege a la región y al mundo de un grave peligro 2

Mar, 06/04/2024 - 03:24

Inundación de Al-Aqsa: una operación histórica que protege a la región y al mundo de un grave peligro 2

Pregunta: Por favor explique las dimensiones de esta conspiración/proyecto entre Estados Unidos y el régimen sionista.

F. Izadi: Como se mencionó anteriormente, Arabia Saudita apoyó en general esta iniciativa, pero tenía inquietudes y solicitudes específicas.

Su primera solicitud a Estados Unidos fue un acuerdo de seguridad por escrito. Idealmente, a Arabia Saudita le gustaría unirse a la OTAN, ya que el artículo 5 del tratado de la OTAN garantiza que un ataque a un miembro se considera un ataque a todos, lo que requiere una defensa colectiva.

Por esta razón, el gobierno saudí buscó una garantía [escrita] de Estados Unidos, impulsado por experiencias pasadas en las que la respuesta estadounidense se percibía como inadecuada. En particular, tras el ataque a la refinería de Aramco en Arabia Saudita, la falta de acción específica por parte del gobierno de Estados Unidos generó preocupación. Los sauditas han enfrentado otros desafíos que reforzaron su deseo de un compromiso más concreto por parte de los estadounidenses.

En segundo lugar, Arabia Saudita expresó interés en desarrollar un programa nuclear, incluido el enriquecimiento [de uranio] dentro de sus fronteras.

En tercer lugar, los saudíes solicitaron acceso a armamento avanzado que normalmente Estados Unidos reserva para sí mismo y el régimen sionista.

La cuarta preocupación se centra en el futuro de Mohammed bin Salman, cuyo padre es anciano y se encuentra enfermo. Inicialmente, Estados Unidos prefirió al primo de Mohammed bin Salman, Muhammad bin Nayef, para el trono saudí. Sin embargo, bin Nayef finalmente fue marginado por razones no reveladas, lo que llevó a Salman a favorecer a sus propios hijos sobre sus hermanos en la sucesión.

En consecuencia, Mohammed bin Salman espera que los estadounidenses no obstaculicen su ascenso al trono, no conspiren contra él ni cuestionen su legitimidad tras la muerte de su padre.

Los sauditas expresaron estas cuatro preocupaciones principales.

La relación estadounidense con Muhammad bin Nayef se remonta a la década de 1970, cuando era estudiante en la Universidad de Portland en Estados Unidos, y continuó después de que se mudó al Reino Unido, donde tanto la CIA como el MI6 desarrollaron relaciones con él. Al regresar a Arabia Saudita, se desempeñó como viceministro de Defensa bajo la dirección de su padre.

Había colaborado con los estadounidenses en diversos campos durante muchos años, y Muhammad bin Nayef era la opción preferida de Estados Unidos para el próximo rey de Arabia Saudita, un plan que finalmente no se materializó. En consecuencia, Mohammed bin Salman albergaba preocupaciones de que los estadounidenses pudieran volver a apoyar a Muhammad bin Nayef.

Los temores de Mohammed bin Salman se vieron agravados por su participación en el asesinato de Khashoggi y la posterior oposición que enfrentó en el Congreso de Estados Unidos y más allá. En respuesta a sus preocupaciones, los estadounidenses explicaron que, si bien la ubicación geográfica de Arabia Saudita en Asia occidental, a menudo denominada Oriente Medio, impide su membresía en la OTAN, aún podría beneficiarse de una asociación con Estados Unidos como parte de un grupo conocido como importantes aliados no pertenecientes a la OTAN. Esta designación está reservada para países que no pueden ser miembros de la OTAN pero que aún pueden celebrar acuerdos de seguridad sustanciales con Estados Unidos.

Los estadounidenses abordaron la primera solicitud afirmando que, si bien Arabia Saudita no puede convertirse en miembro de la OTAN, podría unirse a un grupo alternativo designado para los principales aliados no pertenecientes a la OTAN.

En cuanto a la segunda solicitud relativa al enriquecimiento dentro de Arabia Saudita, esto también planteó un desafío, debido a las disposiciones de la ley de presupuesto estadounidense para 2023. Esta legislación exige que Estados Unidos no debe cooperar con ningún país que busque realizar enriquecimiento en su propio suelo.

Es decir, hay 123 acuerdos que los estadounidenses deberían firmar con países que quieran tener interacciones nucleares con Estados Unidos, en virtud de los cuales se prohíbe el enriquecimiento.

En el tercer caso, las armas que querían los saudíes no eran accesibles. El cuarto caso tampoco fue necesariamente una tarea fácil. Los estadounidenses explicaron a Arabia Saudita que las cuatro solicitudes requieren la aprobación del Congreso, y la única manera de asegurar esta aprobación es que Arabia Saudita normalice sus relaciones con el régimen sionista.

Si un país quiere convertirse en un importante aliado fuera de la OTAN, necesita la aprobación del Congreso. En el segundo caso, si un país quiere ser una excepción, contrariamente a los 123 Acuerdos que prohíben el enriquecimiento, debe comprometerse a no realizar ningún enriquecimiento dentro de sus fronteras. Si Arabia Saudita busca tal excepción, también requiere la aprobación del Congreso.

Para las armas más avanzadas y especializadas que Arabia Saudita buscaba, la capacidad de la administración estadounidense para proporcionarlas también depende de la aprobación del Congreso.

El cuarto caso también se complica por las incertidumbres sobre cuándo podría fallecer el rey Salman y si la administración Biden seguirá en el cargo. No obstante, la administración estadounidense ha declarado claramente que las tres primeras solicitudes requieren la aprobación del Congreso, y Arabia Saudita enfrenta oposición dentro de los partidos Republicano y Demócrata en el Congreso. Generalmente consideran que Mohammed bin Salman no es apto para la realeza debido a sus diversos problemas y debilidades. Por lo tanto, hay considerables dudas hacia Mohammed bi

n Salman y estas solicitudes sauditas.

Sin embargo, la administración Biden está dispuesta a impulsar este plan. Expresaron su intención de coordinar con los senadores, señalando que el apoyo de los senadores y el precio de la aprobación de los tres o cuatro temas relacionados con Arabia Saudita dependen de que Arabia Saudita normalice las relaciones con el régimen sionista.

Este enfoque se justifica por la conocida y amplia influencia y poder de lobby del régimen sionista en el Congreso de Estados Unidos. La normalización de las relaciones entre Arabia Saudita y el régimen sionista es muy favorecida por los regímenes sionistas, y si esta normalización ocurriera, los regímenes sionistas probablemente usarían su poder de lobby para influir en los senadores a favor de los deseos de Arabia Saudita. Este fue el mensaje transmitido por la administración Biden a Arabia Saudita.

Antes de la inundación de Al-Aqsa, estas cuatro solicitudes de Arabia Saudita casi habían dado resultados positivos debido a la respuesta favorable de los Estados Unidos y la coordinación continua con el Congreso de los Estados Unidos.

Además, aunque estas eran las cuatro principales preocupaciones de Arabia Saudita, a los sauditas también les preocupaba que si buscaban normalizar sus relaciones con el régimen sionista, algo debería decirse sobre Palestina y la causa palestina y el apoyo a Palestina. Su negociación versó sobre estas cuatro cosas que mencioné y otro punto que Arabia Saudita estaba enfatizando: el acuerdo entre Arabia Saudita y el régimen sionista debe presentarse de una manera que no sugiera que Arabia Saudita es completamente indiferente a la causa de Palestina.

Sin embargo, las declaraciones que estaban haciendo eran extremadamente débiles y llenas de peros. No exigieron, por ejemplo, que Arabia Saudita solicitara el establecimiento de un Estado palestino, la implementación de la solución de dos Estados, la definición de las fronteras del Estado palestino o el reconocimiento de los derechos del pueblo palestino. No fueron asertivos porque sabían que el régimen sionista no aceptaría declaraciones tan fuertes. Por lo tanto, sus declaraciones se limitaron a sugerencias como: “El régimen sionista debería intentar dar pasos hacia el establecimiento de un Estado palestino”. Se trataba de declaraciones débiles que los regímenes sionistas fácilmente podrían ignorar después de un tiempo.

Los regímenes sionistas también querían recibir algo de dinero de Arabia Saudita, que Arabia Saudita tenía la intención de dar con el pretexto de reforzar la economía palestina. Promesas anteriores habían sugerido que, tras los Acuerdos de Abraham, los Emiratos Árabes Unidos y otros países que reconocían el régimen sionista harían inversiones significativas. Sin embargo, estas inversiones no se materializaron y hubo pocos avances en esas áreas. Sin embargo, para salvar las apariencias, Arabia Saudita expresó verbalmente su preocupación por Palestina, aunque de manera limitada, como lo describí. El camino hacia la normalización estaba totalmente pavimentado.

Así lo mencionó el discurso del Líder el 3 de junio de 2024. Las negociaciones casi habían llegado a un acuerdo. Hubo numerosos viajes de ida y vuelta entre Washington, Riad y Al-Quds. Surgieron informes de funcionarios del régimen sionista que realizaban visitas secretas a Arabia Saudita y, en algunos casos, estas visitas se hicieron públicas, como el caso de un ministro del régimen sionista que asistió a una conferencia en Arabia Saudita. Incluso se informó que Netanyahu había viajado a Riad una o dos veces y que se estaban llevando a cabo discusiones de esta naturaleza. El proceso estuvo casi completo hasta que ocurrió la Operación Inundación de Al-Aqsa.

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
4 + 10 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a es.btid.org
Online: 12