¿Cómo se define la Fe Islámica?

Lun, 06/27/2022 - 06:10
¿Cómo se define la Fe Islámica?

La fe, en árabe Imán, es una palabra árabe, habitual en muchas zonas o países musulmanes (en que se introdujo con el Islam), donde es comúnmente comprendida. Para quienes su lengua madre es el persa, turco, suahili o urdu, están más o menos familiarizados con la misma. Aunque en inglés las palabras como fe, creencia y confianza son usadas en el mismo sentido, ninguna de ellas es un sinónimo perfecto de imán, como es usado y entendido generalmente. Para aclarar su sentido, citamos aquí unos pocos ejemplos. Cuando tenemos una confianza en la integridad de una persona y nos apoyamos sin vacilar en ella, decimos que esa persona posee imán.
El Sagrado Corán dice:

La piedad verdadera no consiste en volver el rostro hacia el este o hacia el oeste --piadoso, en verdad, es quien cree en Dios, en el Último Día, en los ángeles, en la revelación y en los profetas; y gasta de lo que tiene (a pesar de su apego a ello) en sus parientes, en los huérfanos, los necesitados, los viajeros, los mendigos y en rescatar a otros del sometimiento; es constante en la oración y paga el impuesto de purificación; y [piadosos en verdad son] los que, cuando prometen, cumplen sus promesas, y son pacientes en la desgracia, en la adversidad y en los momentos de peligro: esos son los que han sido fieles a su palabra, y esos son los que han sido conscientes de Dios. 1

Igualmente, cuando creemos totalmente en la veracidad de algo comunicado, decimos que esa comunicación tiene imán. Si tenemos una fe firmemente fundada en un sistema intelectual o en una ideología y sentimos una ardiente ligazón y celo por ello, convirtiéndolo en la base espontánea de nuestras actividades en la vida con una perfecta tranquilidad de conciencia, fervor e inclinación, estableciendo el programa de nuestras actividades en la vida en función de ello, decimos que tenemos imán en esa ideología. Estos ejemplos muestran que imán significa una fe firme, y una confianza completa en una materia, una idea, una doctrina, etc.

Vea esta foto: Los creyentes verdaderos

Los antónimos de imán son la duda, la aversión y la indecisión. La duda puede ser respecto a una persona, un punto o una doctrina. Puede ser un cincuenta por ciento de ambas cosas. También es posible que pueda ir acompañada de un optimismo o pesimismo pasajero. De todos modos, su resultado natural es la desconfianza. Incluso cuando la duda es acompañada del optimismo no es posible ligarse totalmente a esta persona o ideología y creer en ella, especialmente en los casos donde sea necesario y donde uno deba tomar una posición práctica frente a un peligro potencial o real, mostrando constancia. Miremos ahora atentamente la vida de esta persona para descubrir cuál es el rol de imán en nuestra vida moderna. Pero, ¿desde qué punto deberíamos comenzar nuestro estudio? ¿Deberíamos hacerlo desde las excitantes escenas del combate heroico del pueblo oprimido, pero creyente que lucha por adquirir sus derechos humanos, o desde un área comparativamente tranquila, por ejemplo, desde la cálida atmósfera de una familia o de una escuela? En nuestra opinión sería mejor estudiar la cuestión en varias etapas, de manera que podamos llegar a lo profundo de la cuestión. 

El hombre no puede vivir una buena vida o lograr algo útil para el género humano y su civilización sin creencias, ideales y fe. Un individuo cualquiera que no posea ideales y fe se convertirá en una persona completamente egoísta, incapaz de ver otra cosa que no sean sus propios y personales intereses, o en un ser indeciso, inconstante, que no reconoce su incumbencia en los valores vitales, morales o sociales. El hombre constantemente afronta problemas morales o sociales y debe responder adecuadamente. Si una persona está comprometida con una escuela de pensamiento, de religión o la fe su posición es clara. Pero si tal persona no está disciplinada por ninguna escuela de pensamiento o religión, permanecerá constantemente indecisa y será llevada y traída por rumbos diversos. Se convertirá en un ser a la deriva.

Ciertamente, no es posible dudar del principio de que es necesario adherirse a una escuela de pensamiento o a una ideología. Lo que debe ser tomado en cuenta es que solo la fe religiosa puede hacer del hombre un verdadero creyente; solo la fe le permite superar el egoísmo y el egocentrismo a través de ella y de la ideología hasta crear en los individuos un cierto tipo de devoción y convicción por las que acepten completamente incluso hasta los mínimos aspectos de su ideología. Al mismo tiempo, la persona considera su fe tan cara y tan valiosa que la vida sin ella se haría absurda y sin sentido. Por lo tanto la sostendrá con celo y fidelidad.

Referencias:
1. La fe del hombre - El Mártir Ayatollah Motahari
2. Introduccón a la cosmovisión del Islam - Ayatollah Muhammad Husain Beheshti y Muhammad Bahonar
3. El Corán 1:177

tolidi: 
تولیدی

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
6 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Todos los derechos reservados. Al usar los materiales es obligatorio hacer referencia a es.btid.org
Online: 8